Actualidad

OMICRON EN NIÑOS Y LACTANTES

«Existe una seria preocupación entre las autoridades sanitarias de todo el mundo por como avanza la nueva variante del SAR-CoV-2 y de si afecta dicha variante Omicron en niños y lactantes, encontrándose a la espera de los nuevos datos que proporciona la Organización Mundial de la Salud, con el fin de conocerla mejor, para así elaborar las herramientas necesarias para afrontarla».

Su expansión va ya por más de 20 países entre los que se encuentra España, pero quedan bastantes dudas por resolver.

Hay estudios que sugieren que Òmicron triplica el riesgo en relación con otras variantes de reinfección por Covid-19. Lo inquietante es que tampoco se conoce si las vacunas protegen ante esta variante en enfermedades graves e incluso ante la muerte.

Las autoridades mundiales están alerta para resolver la pregunta de si Òmicron supone un mayor peligro para los niños y lactantes, ya que aún no está autorizadas las vacunas contra el SAR-COV-2  para esta franja de edades.

¿Hay relación entre los ingresos hospitalarios de lactantes y el ÒMICRON?

Las autoridades sanitarias están estudiando si los ingresos de menores de 2 años puedan ser casos de Omicron en niños y lactantes. Existe un aumento en números de ingresos de estos menores,  lo que les lleva a sospechar una mayor incidencia de esta variante en estas edades.

Entre el 14 y el 28 de Noviembre se detectan en Tshwane , el área metropolitana que incluye la capital, Pretoria (Sudáfrica),  52 lactantes de hasta 2 años de edad (11,5%),  de entre los 452 pacientes ingresados por COVID 19 según los datos publicados por el Instituto Nacional de Enfermedades Transmisibles (NICD), lo que hace saltar todas las alarmas.

Según los científicos Sudafricanos no hay evidencias que les lleva a confirmar que existe una relación entre los bebés ingresados y la nueva variante Òmicron. No existen pruebas que avalen esta afirmación, lo cual imposibilita  establecer relación entre los positivos detectados en niños menores de 2 años y el Òmicron.

A algunos de estos bebés ingresados no se le han realizado test diagnósticos,  necesarios para confirmar la enfermedad por Covid-19. Solamente al tener sintomatología respiratoria se han clasificado como a los demás pacientes con Covid -19, con lo que bien podría tratarse de una gripe. Esto último es lo que sugieren algunos científicos, debido al elevado número de casos que se ha presentado en el lugar.

Algunos científicos también sugieren que el elevado número de ingresos en niños es debido a que los padres acuden al hospital ante cualquier síntoma.

Conclusión: ¿Podemos afirmar que el aumento de ingresos de menores de 2 años, son casos de Omicron en niños y lactantes?

Con todo lo visto, aún quedan matices importantes sin aclarar, no se puede afirmar que los bebés infectados, lo son  por esta variante Omicron en niños y lactantes. Tan solo se han podido secuenciar el genoma una mínima parte de las muestras que dieron positivo. Y tampoco se conoce con exactitud si están infectados por el SAR-CoV-2 ya que solo algunos se les ha realizado la prueba.

Omicron en niños y lactantes.

¿Preocupación en la comunidad científica?

Según Reuters

  • Entre el grupo de edad de 0 a 4 años, el 29% presentan enfermedad grave.
  • El 1% de los menores de 4 años acabaron en fallecimiento, pero aún no están del todo claras, explica.

El Instituto Nacional de Enfermedades Transmisibles no respondió esta consulta de Reuters sobre estos datos, comunicando que emitirá un nuevo informe sobre los ingresos pediátricos en unos días.

Anne von Gottberg, microbióloga clínica del NICD, en declaraciones a Reuters “Parece que, de hecho, algunos de esos ingresos podrían haber  comenzado antes de la aparición de Òmicron” Aun así,” su equipo está lo suficientemente preocupado como para examinar los datos con mucho, mucho cuidado, aunque por el momento no están demasiado seguros de que se pueda relacionar definitivamente con Òmicron”.

Preguntada Anne von Gottberg si deberíamos estar preocupados por los ingresos de los menores, responde: “Todavía NO”

«Tenemos que estar muy atentos a las demás infecciones y enfermedades respiratorias para averiguar por qué se ingresaba a los niños”. Continúa «Parece que, de hecho, algunos de esos ingresos podrían haber comenzado antes de la aparición del Òmicron «,

También plantea Anne von Gottberg ¿Se les hizo la prueba al ingresar o fue por precaución?» ya que en ese área sudafricana ha presentado un aumento de casos de gripe.

 

¿Habría alguna otra razón a lo que está sucediendo?

Como habíamos explicado con anterioridad, la provincia de Gauteng, a la que pertenece Tshwane, en el último mes ha experimentado un elevado número de casos de gripe.

En un comunicado de la organización Mundial de la Salud esperaba poder presentar el próximo miércoles nuevos datos sobre la transmisibilidad de la nueva variante del SAR-CoV-2, “OMICRON”, afirmación que los científicos rectificaron diciendo que tales datos para aprender sobre esta variante, podrían tardar de dos a cuatro semanas.