¿Qué es la «estafa del sí»? No respondas así a una llamada telefónica

estafa del sí
Advertisement

En estos días corren por las redes sociales mensajes que nos alertan de un fraude telefónico en el que los delincuentes pretenden obtener de la victima una expresión verbal afirmativa, la «estafa del sí». De esta manera los estafadores graban tu voz para realizar operaciones en tu nombre.

Según el Instituto Nacional de Ciberseguridad, estos delincuentes intentan que pronuncies la palabra «si» al responder a ciertas preguntas. Esto es gravado y usado para suplantar tu identidad.

Advertisement

¿En qué consiste la estafa del «Sí»?


La «estafa del sí» se encuentra dentro de las las estafas de vishing, son llamadas telefónicas fraudulentas en las que los delincuentes se hacen pasar por una institución, empresa o persona en la que confiamos con el objetivo de sustraer nuestra información personal. Son un tipo de phishing a través de una llamada telefónica.

Según explica el Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE), existen distintos métodos utilizados por los estafadores para llevar a sus victimas a esa respuesta afirmativa. Por otra parte, a principios de septiembre la Guardia Civil publica en su cuenta de X (Twitter) un post alertando de esta estafa.




Pasos que siguen los timadores


Los estafadores suplantan a representantes bancarios en la «estafa del sí», donde buscan que las víctimas respondan afirmativamente a preguntas sin saberlo. A través de llamadas, simulan ser de servicios bancarios y, mediante ingeniería social, obtienen respuestas como «sí». Graban la interacción para usarla maliciosamente, desde encuestas falsas hasta intentos de autorización de servicios.

A veces, sólo al descolgar la victima contesta con un ¿si? y aunque tiene tono de interrogación a veces les sirve para conseguir lo que buscaban. Desconfía cuando se identifiquen como entidades bancarias o empresas de reconocido prestigio.

Con esa grabación pueden darse de alta en algún servicio bancario en tu nombre, utilizando la grabación como confirmación de identidad. Según el INCIBE, “el simple acto de decir sí, puede convertirse en una puerta de entrada para una serie de problemas” ya que pueden utilizar tu voz para autorizar transacciones bancarias. La estafa del «sí» representa una amenaza potencial para la identidad y reputación de las víctimas.