¿Puedo pedir el Paro si se me ha pasado el plazo de quince días hábiles para solicitarlo?

pedir el paro fuera de plazo
Advertisement

Cuando el contrato de trabajo llega a su fin, la persona afectada puede decidirse a solicitar el Paro, donde surge la duda, sobre qué ocurre si la solicitud se realiza fuera del plazo establecido. Los plazos para solicitar el Paro, varían según el tipo de prestación que se desee obtener. Estos pueden ser: la prestación contributiva, el subsidio por desempleo con un mes de espera, o los subsidios sin mes de espera.

Además se plantean otros interrogantes como, si se pierden las cotizaciones acumuladas, o cuál es el momento más oportuno para solicitarlo. Otra pregunta frecuente es si, al pedir el Paro y luego conseguir un trabajo, se podrá reanudar la prestación, una vez finalizado el nuevo contrato.

Advertisement

¿Qué pasa si pido el Paro fuera de plazo?


En primer lugar, es importante saber que para solicitar esta prestación contributiva es necesario contar con un mínimo de 360 días cotizados, en los últimos seis años. Las cotizaciones anteriores a este período se pierden.

Para pedir el Paro, evitando que quede fuera de plazo, hay 15 días hábiles desde la fecha del cese en el último trabajo. Esto puede deberse a un despido, finalización de contrato o cualquier circunstancia que dé lugar a una «situación legal de desempleo«.

En caso de optar por realizar este trámite de forma presencial con cita previa, es necesario conservar el resguardo que acredite la fecha en que se solicitó dicha cita, ya que esta fecha será considerada como el día en que se ha realizado la solicitud. Es importante tener en cuenta que, en ocasiones, la asignación de la cita puede tardar más de 15 días, situación que podría implicar que el plazo establecido se haya excedido.

La Ley establece un sistema de penalizaciones y sanciones por solicitar ayudas, como por ejemplo, pedir el Paro fuera del plazo establecido. Por lo tanto, si una persona solicita su prestación después de los 15 días hábiles permitidos, no pierde la prestación de forma completa, pero sí deja de percibir los días transcurridos desde el último día que tenía de plazo para solicitarla, hasta el día en que efectivamente realiza la solicitud. Además, se descuentan esos 15 días de plazo que tenía disponibles para presentar su solicitud.

¿Cuál es el plazo para pedir cualquier subsidio o ayuda?


Es muy importante que, una vez finalizado el contrato de trabajo, la persona se inscriba como demandante de empleo. Este paso es un requisito imprescindible para solicitar cualquier tipo de prestación, independientemente de su naturaleza.


Además, para acceder a algunas ayudas, es necesario estar inscrito como demandante de empleo por lo menos durante un mes. Esto aplica específicamente a casos como los emigrantes retornados del extranjero, las personas liberadas de prisión o aquellas que han sido declaradas capaces, tras la revisión de una incapacidad.

Por otra parte hay otros subsidios no contributivos, en los que el plazo depende de si hay que dejar pasar el llamado «mes de espera«.

Subsidios o ayudas en los que hay que dejar pasar el «mes de espera»

En el caso de algunos subsidios, una vez finalizada una prestación contributiva, para poder solicitar esta ayuda, se requiere cumplir con el denominado «mes de espera».

Esto significa que es necesario dejar transcurrir un mes antes, de solicitar la siguiente ayuda. Concretamente, son 30 días durante los cuales no se recibe ninguna prestación y que deben transcurrir obligatoriamente, antes de poder solicitar el subsidio.

Una vez pasado este mes, también hay un plazo de 15 días hábiles. Estamos hablando de los siguientes subsidios o ayudas:

  • Subsidio para mayores de 45 años.
  • Ayuda familiar.
  • Subsidio Extraordinario por desempleo (SED).
  • Subsidio con cargas familiares.

Recomendamos ver:

Subsidios sin “mes de espera”

En el caso de que no se cuente con los 360 días de cotización requeridos, se podrá solicitar, una vez se encuentre en situación legal de desempleo, el subsidio por insuficiencia de cotizaciones.

En esta circunstancia, no es necesario esperar un mes para realizar la solicitud. Al igual que para el resto de ayudas y subsidios, el plazo para presentar la solicitud es de 15 días hábiles. Contados desde el día en que comienza la situación legal de desempleo.

Para finalizar y en resumen, si la solicitud para pedir del Paro se retrasa, incluso por unos pocos días, esto conlleva una pérdida de al menos 15 días desde el plazo de solicitud. Además de un número adicional de días, equivalente al retraso acumulado. En esta situación, el trabajador debe evaluar cuál opción le conviene más: proceder a solicitar la ayuda a pesar de la penalización por el retraso, o decidir esperar, conservar su derecho al Paro y solicitarlo nuevamente, una vez vuelva a estar en situación legal de desempleo, dentro del plazo establecido.