Prestaciones

Alquiler Social: ¿Qué es y cómo se solicita?

En España el Gobierno dispone de un total de unas 26.000 viviendas que están destinadas al fondo de viviendas sociales.
Alquiler Social

El alquiler social es la cantidad, que se pone como renta para acceder a una vivienda en régimen de alquiler, está muy por debajo de las rentas habituales, que normalmente tienen los alquileres, en el mercado libre.

Estos alquileres sociales están destinados a familias que no cuentan con suficientes ingresos para alquilar una vivienda con renta libre.

¿Quién gestiona en España los Alquileres Sociales?


Tanto los Ayuntamientos, como las Comunidades Autónomas junto con el Fondo Social de Viviendas, la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (SAREB), son los encargados de gestionar estos alquileres sociales. Así mismo, también participan las entidades bancarias que poseen pisos y que están destinados para alquileres sociales. 

El Sareb es un organismo privado, que está avalado por el Gobierno de España y que fue creado para vender las propiedades que recuperaban los bancos. Su principal objetivo: vender o alquilar estos inmuebles a precios especiales, en concordancia con lo que determina el Gobierno, que ofrecen estas viviendas a aquellas familias que se encuentran en situaciones de extrema necesidad.

¿A quién va destinado el alquiler Social en España?


Esta es una de las principales medidas que el ejecutivo incluye en el nuevo Plan de Viviendas para el Alquiler Social, destinada a personas en riesgo de exclusión social, para jóvenes o mayores de 60 años, que no poseen ingresos o estos son tan escasos que no pueden acceder a una vivienda digna.

Este plan cuenta con una cantidad de más de 24.000 viviendas destinada a tal fin, y una dotación cercana a los 1.000 millones de euros provenientes de los Fondos Europeo y canalizados a través del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia. Estos alquileres sociales deben acogerse a unas normas básicas, como son, que la cuota del alquiler sea inferior 400 euros, y que no supere el 30% de los ingresos que posee la unidad familiar al año. Tendrá una duración aproximada de dos años prorrogables, si se continúan cumpliendo con los requisitos establecidos.

¿Cómo solicitar el Alquiler Social?


El alquiler social en España es un programa del Gobierno, cuyo objetivo es ofrecer una vivienda digna a aquellas personas que se encuentran en alguna de las circunstancias que enumeramos a continuación:

  • Aquellas personas que por no poder pagar su hipoteca han perdido su vivienda
  • Encontrarse en riesgo de exclusión social.
  • Personas mayores de 60 años, y jóvenes con pocos ingresos y que cumplan con los requisitos que en cada caso se requieran. 

Las inscripciones para solicitar el alquiler social, se cursan en el municipio donde esté la vivienda que se va a alquilar, y que es donde reside el interesado. Posteriormente el Instituto de la Vivienda verifica los datos aportados en el municipio y adjudica las viviendas.

Con esto en cuenta tenemos que: en primer lugar debes elegir el lugar donde está la vivienda que se ajuste a tus necesidades, ver la oferta que hay en esa zona o ciudad de tu interés y comprobar si los pisos que se ajusten a tus necesidades, están ofrecidos como alquiler social.  

Después debes dirigirte al organismo o entidad del municipio que gestione esa vivienda y ellos te facilitarán toda la documentación para que inicies el trámite. Estos trámites suelen tener una duración, hasta que se aprueba, de unos seis meses.

¿Cuáles son los requisitos para acceder a una vivienda en Alquiler Social?


Los requisitos exigidos van a depender del organismo o entidad que gestione la vivienda que has elegido para su alquiler. En términos generales, estos son los principales requisitos que te van a solicitar:

  • No puedes tener una vivienda en propiedad.
  • Los ingresos no pueden superar unos límites máximos, que serán de 3 veces la cuantía del IPREM, que en la actualidad es de 564,90 euros mensuales. 
  • Hay que ser mayor de edad.
  • No recibir ingresos ni prestaciones.
  • Poseer la nacionalidad española o el permiso de residencia permanente.
  • No percibir ningún tipo de ingresos o no tener acceso a prestaciones.
  • Ser jubilado y tener deudas hipotecarias que superen las prestaciones.
  • Tener hijos menores de edad o ser una familia monoparental con hijos a cargo.
  • Que en la unidad familiar haya un integrante con una discapacidad de al menos el 30%.
  • Personas en situación de dependencia.
  • Unidad familiar en la que haya una persona que haya sido víctima de violencia de género.

¡Comparte la Noticia, seguro hay alguien que le pueda interesar!

Más Noticias Relacionadas